Arboles peligrosos

Feb 1, 2013

A partir de los graves daños causados por la tormenta del 10D, la Cooperativa inició una campaña de concientización para que los vecinos mantengan en condiciones los árboles plantados sobre el límite de sus terrenos con la vía pública.

El temporal del lunes 10 de diciembre causó graves daños en Loma Verde. Varios árboles que se encontraban en propiedades privadas fueron derribados por el viento y cayeron sobre las líneas de distribución de energía, causando la interrupción del suministro en esa zona.

La contingencia obligó al personal operativo de la Cooperativa a redoblar esfuerzos en medio de un clima adverso y en condiciones sumamente dificultosas por algunos anegamientos que obstaculizaron el trabajo. No obstante, se logró restablecer en un tiempo más que prudencial el suministro en los lugares afectados.

Afortunadamente, la caída de los árboles no causó víctimas humanas. Sin embargo, a partir de lo sucedido el 10D la Cooperativa decidió iniciar una campaña de concientización para informar a los vecinos sobre las responsabilidades civiles y penales que podrían trasladarse a los dueños de aquellos árboles plantados sobre los límites de los terrenos que causen deterioros o accidentes en el exterior.

Tomar conciencia

“El clima se encuentra en un período de cambio, lo que hace que periódicamente suframos tormentas con vientos de mediana y gran intensidad. Al producirse esos fenómenos se ocasionan cortes en la provisión de la energía eléctrica, en la mayoría de los casos producto de la caída de árboles y ramas sobre las líneas de distribución de energía”, explica una carta que la Cooperativa envió a los vecinos.

“Estos hechos, además de ser causa de posibles y graves accidentes en las personas o en sus bienes, producen perjuicios económicos a los usuarios del servicio y daños en las instalaciones de esta Cooperativa, cuyo patrimonio es propiedad de toda la comunidad de Loma Verde”, señala la misiva.

En este marco, la entidad consultó sobre el tema a un profesional del Derecho, quien advirtió que “la caída de una rama o un árbol, provocada por el viento o lluvia, no constituye un hecho extraordinario ni un acontecimiento imprevisible y, por tanto, es responsabilidad legal del propietario asumir los perjuicios que de ello resultan”, de acuerdo al artículo 512 del Código Civil.

El informe del letrado sostuvo taxativamente que “la falta de cuidado y atención de los árboles por parte del propietario lo tornan responsable de los daños ocasionados por su caída en los días de tormenta o por cualquier otro motivo, sin que pueda alegarse en estas situaciones caso fortuito”.

En un sentido más general, “los propietarios deben responder por los daños ocasionados por las cosas que tienen bajo su guarda o dependencia, ya que es su deber prever la eventualidad del daño empleando la debida diligencia para evitarlo”.

Por esto, la Cooperativa solicitó a los vecinos tomar conciencia de la responsabilidad civil e incluso penal derivada de la falta de previsión de esos acontecimientos, a la vez que propuso “adoptar con tiempo las medidas preventivas más convenientes para evitar que se produzcan accidentes graves que puedan ocasionar daños a las personas, al transporte en general y a las instalaciones de distribución de energía eléctrica de la Cooperativa”.