Historia de la Cooperativa



La historia de la Cooperativa Eléctrica de Loma Verde comenzó a escribirse a mediados de la década del ‘60 y casi sin querer queriendo, podría decirse. Es que la idea de su nacimiento surgió luego de que el vecino Roberto Enrique Bonfanti realizara un viaje de trabajo al pueblo bonaerense de Carlos Casares, donde se encontró con la existencia de luz artificial a veinticinco kilómetros del casco céntrico, toda una novedad para la época.

¿Cómo ellos tienen luz si nosotros, que estamos mucho más cerca del centro de Escobar no? Esa pregunta, o alguna parecida, fue la que sobrevoló la cabeza de Don Enrique durante su estadía y el viaje de vuelta en su Estanciera. Pero parte de la respuesta ya la sabía. Por eso, apenas llegó le propuso a su hermano Sebastián: “¿Por qué no te ocupás de averiguar qué se necesita para formar una Cooperativa?”.

“Tato”, como todos lo conocían, le siguió la corriente. Fue a La Plata y al Municipio infinidad de veces. A la par, la idea se propagó rápidamente por la zona y dio inicio a una serie de interminables y acaloradas reuniones entre los vecinos, entusiasmados con el proyecto.

“Se discutía como en cualquier conglomerado humano, donde siempre chocan intereses particulares. Obviamente, en Loma Verde había personas muy adineradas que querían ser los primeros en tener el beneficio de la electricidad, pero también había trabajadores, gente muy humilde, para los cuales el progreso que significaba contar con el servicio era mucho más importante para sus vidas cotidianas que para los que venían a disfrutar de un buen asado los fines de semana”, recordaba Mariana Payró, la mujer que ponía “orden” los papeles.

Como resultado de esos largos años de gestiones y cónclaves, que primero fueron en las mansiones de las familias Simons, Pelayo y Cullen, y más tarde, al volverse muy concurridas, en el amplio salón del parador La Querencia -frente a la Shell-, un 2 de noviembre de 1969 se fundó la Cooperativa Limitada de Consumo Popular de Electricidad y Servicios Anexos de Escobar Norte. Sebastián Bonfanti fue su primer presidente, Martín Cullen su vicepresidente y Vicente Ferraro el primer socio de la entidad.

A partir de ese mojón histórico, el objetivo principal estaba a un paso y las tratativas se aceleraron. Tanto, que tras conseguir la financiación del 80% de las obras por parte de la Comisión Nacional de Energía, y juntar fondos yendo casa por casa, se clavaron los primeros postes, se levantaron los primeros pilares y donde las empresas privadas ni el Estado quisieron invertir, la fuerza de todos logró que el 10 de diciembre de 1973, en el acto de fin de año de la Escuela Nº3, se hiciera la luz por primera vez en Loma Verde.