Preguntas y respuestas

Jul 17, 2017

Ante las numerosas consultas recibidas por el nuevo valor de la tarifa de electricidad, el ingeniero Pablo Mazza, en su calidad de representante técnico de la Cooperativa, respondió a las preguntas más frecuentes sobre el último aumento, la tarifa social y los electrodependientes.

-¿A qué se debe el último aumento tarifario en el servicio de electricidad?
-Lo que está pasando es que se empezó a aplicar el aumento que dispuso el gobierno, que está sacando los subsidios por etapas. Es el mismo que Edenor implementó a partir de marzo, pero nosotros no tenemos la misma estructura que ellos para hacer la adecuación al sistema y por eso recién lo aplicamos a partir del consumo de junio, con la factura de julio.

-Ya se aclaró varias veces, pero es necesario remarcar una vez más que la Cooperativa no fija el valor de la tarifa…
-Eso tiene que quedar bien claro: primero, que la Cooperativa no fija el precio de la electricidad. Y segundo, que somos una de las pocas cooperativas de la provincia de Buenos Aires que tiene el cuadro tarifario de Edenor, el más bajo del país.

-¿Cuáles son las condiciones que debe reunir un usuario para ser considerado electrodependiente y tener acceso a una tarifa diferencial?
-Anteriormente, hasta fines de 2012, se consideraba electrodependientes a quienes no tenían gas o algún otro servicio que no sea la electricidad. Pero ahora se considera electrodependiente a aquella persona que tiene riesgo de muerte. Entonces, tiene una tarifa diferencial.

-¿Qué usuarios pueden acceder a la tarifa social?
-A la tarifa social pueden acceder los titulares de servicios que sean: beneficiarios de programas sociales; jubilados, pensionados, trabajadores en relación de dependencia o monotributistas que perciban una remuneración bruta menor o igual a dos salarios mínimo, vital y móvil; beneficiarios de pensiones no contributivas; personas con discapacidad; contribuyentes inscriptos en el monotributo social; empleados del servicio doméstico y personas que cobren seguro de desempleo.

-¿De qué manera se puede empezar a reducir o racionalizar el consumo domiciliario?
– Hay que incorporar nuevos hábitos, porque indudablemente la tarifa empieza a ser cara. Revisar cuánto se utiliza el aire acondicionado, cambiarle el filtro, cerrar puertas y ventanas para que no entre aire de afuera, desconectar cargadores que no se usan y apagar las luces que no se necesiten son algunas de las recomendaciones para reducir el consumo. También se ha detectado que hay algunos suministros que tienen más de una vivienda. En esos casos aconsejamos que agreguen otra bajada.

-¿Cómo se puede hacer un seguimiento y una comparación del consumo?
-Fijándose en el medidor. Y en cuanto a la tarifa, comparar con el consumo de 2015, ya que así lo tomó el Estado a partir del año pasado y lo mantuvo. Lo que estamos viendo en general es que se consume más porque hace frio y la gente incorporó más artefactos.

-¿Se puede esperar que durante el año haya algún otro incremento tarifario?
-No lo sabemos. Tenemos que ver qué determinación toma el Estado. Se había hablado de que en noviembre podría haber otro aumento, pero no está confirmado.

-¿Algún mensaje final a los usuarios?
-Sí, que quienes tengan alguna inquietud o necesiten un plan de pago se acerquen a informarse a la administración en el horario habitual de atención al público, donde el personal está capacitado para responder a todas las consultas y trámites necesarios.

Últimas Noticias