Discusión y consenso

May 19, 2017

Después de largas deliberaciones, cruces entre los asistentes y la posibilidad de que la votación se postergara, la tercera y última asamblea del Presupuesto Participativo 2017 concluyó con un buen final: los vecinos supieron dejar de lado sus diferencias y aceptaron unificar los dos módulos finalistas.

De esta manera, la partida de un millón de pesos disponible se destinará al estabilizado de veinte cuadras de tierra, dos juegos integradores para la granja terapéutica de APANNE y un kit de juegos saludables, bancos y mesas para el incipiente polideportivo de Loma Verde. A este último, además, en los próximos días se le colocará el alambrado perimetral, que está pendiente del Presupuesto Participativo del año pasado.

A la asamblea, que se realizó este jueves a la noche en la sede de la Cooperativa, concurrieron 68 vecinos en condiciones de votar (es decir, que habían ido al menos a una de las dos convocatorias anteriores). Sin embargo, la definición estuvo a punto de posponerse.

Disconformidades con la adaptación de los proyectos que realizó la Secretaría de Desarrollo Territorial del Municipio -eran seis y quedaron reducidos a dos módulos, bastante distintos a sus versiones originales-, ánimos muy crispados en algunos vecinos y la falta de un mínimo orden para llevar a cabo la asamblea derivaron en momentos muy tensos, con gritos y enfrentamientos, aunque finalmente primaron la cordura y el consenso.

Ante la posibilidad de que la votación se suspenda, el coordinador de la Unidad de Gestión Comunitaria Nº8, Néstor Seeling, propuso unificar los dos módulos finalistas. Una amplia mayoría estuvo de acuerdo y sus responsables, Liliana Tegaldo y Alejandro Magno, firmaron un acta que resumió el veredicto de la acalorada asamblea, que se inició a las 19 y concluyó pasadas las 20.30.

Últimas Noticias