Ver para aprender

Jun 1, 2015

Como parte de su programa de acción solidaria “Ver Para Aprender”, el Rotary Club de Escobar se acercó a la Escuela Primaria Nº3 para realizar un examen oftalmológico de los alumnos y asistir gratuitamente con anteojos a aquellos chicos con problemas visuales más severos.

“La idea es que el Rotary se acerque a las escuelas porque hemos intentado por otros medios hacer que los padres lleven a los hijos al Centro Oftalmológico y no lo hacen, generalmente porque los dos trabajan y no pueden acercarlos”, expresó la presidenta de la organización de servicio, Claudia López, quien el martes 12 de mayo concurrió a la escuela lomaverdense para entregar cuatro pares de anteojos con lentes de aumento a alumnos de 1º y 2º año.

La iniciativa impulsada por el Rotary, que ya lleva siete años en el distrito, consta de cuatro etapas. “Primero nos acercamos a las escuelas y hacemos una toma de la agudeza visual. Después se cita a los chicos con resultados negativos y, con autorización de los papás, se les hace un fondo de ojos. En la tercera parte se miden los anteojos con los probines para ver qué graduación deben llevar y finalmente se hace la entrega de los anteojos”, explicó López.

Desde fines del año pasado el programa “Ver Para Aprender” se encuentra recorriendo distintos establecimientos educativos del distrito y ya resolvió las necesidades de anteojos de chicos de las escuelas Nº6 y Nº17 de Matheu y Nº28 de Lambertuchi. La campaña seguirá en las Nº8 y Nº4, ambas de Belén de Escobar.

En cuanto al capital necesario para solventar los gastos del programa, en este caso la Cooperativa Eléctrica hizo el aporte necesario para que los chicos que necesitaban anteojos pudieran tenerlos. “Estamos contentos de poder participar y acompañar este proyecto, porque para nosotros es muy importante colaborar con las instituciones de la zona que necesitan una ayuda”, manifestó el gerente de la Cooperativa, Fernando Demianiuk.

Por su parte, la directora de la escuela, Elena Valdes Pages, se mostró agradecida muy satisfecha por el progreso del programa rotario. “Este año llegó mucho más, ya que se revisaron más chicos y lo importante es que se ayuda a aquellos que no son llevados por sus papás al control oftalmológico”, expresó la docente. Y subrayó: “Uno no se imagina niños muy chiquitos con lentes, pero hay chicos que los necesitan mucho y sería bueno que la prevención llegue antes de los 6 años”.

Todos los niños del mundo tienen derecho a la educación, pero no todos pueden ejercerlo de la mejor manera, ya sea por problemas económicos, sociales o simplemente físicos, como en estos casos. Por eso, el programa “Ver para Aprender” es una iniciativa cuya continuidad y profundización merecen valorarse.

Últimas Noticias